lunes, 9 de junio de 2008

No es una huelga...

Lo de los camioneros no es una huelga, es un Paro patronal en toda regla. No hay nada parecido a un sindicato detrás de esta convocatoria. Llamemos a las cosas por su nombre.
, , ,

Hoy escuchamos: 22 ACACIA AVENUE- IRON MAIDEN.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Madre mía, Pedro, qué bueno estás, tío!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Hilario Ideas dijo...

Ahora a todo el mundo le parece que los combustibles (todos derivados del petróleo) están por las nubes. Las masas aborregadas de ciudadanos de este país no son realistas. ¿A nadie se le ha ocurrido pensar que quien tiene el control de la energía en el mundo es quien tiene y tendrá el poder en el futuro?.

Hoy el control del petróleo lo tienen esos países poco democráticos o muy teocráticos, como Venezuela o Irán, reunidos en ese monstruo de fijar precios a su antojo que es la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo). Podemos decir que controlando el precio del petróleo, los países musulmanes y Venezuel entre otros, fastidian a Occidente. ¿Alguien desearía un modelo mundial teocrático al estilo iraní o un modelo mundial revolucionario totalitario bolivariano en la que el presidente vitalicio sea sólo Hugo Chávez o un tipo similar?
España apostó por el “no a la guerra”, por retirar las tropas de Irak, por ese pacifismo que traerá factura. ¿Dónde estaban entonces los camioneros, los pescadores y los agricultores que ahora quieren petróleo barato? El petróleo es como el agua, pertenece a la humanidad y su gestión eficaz debe ser desarrollada por el mercado libre, no por el intervencionismo de unos pocos países de dudoso espíritu democrático a base de monopolio estatal concentrado en la OPEP.
El verdadero argumento principal de la Guerra del Golfo 2ª parte (también válido para la 1ª parte, esa que los progres les parece bien porque nos llevó a ella Felipe González con soldados de reemplazo), fue, a parte de darle un toque a tiranos como Sadam que gaseaban plácidamente a pueblos como el Kurdo, apoderarse del crudo iraquí en favor de Occidente. Si Occidente, ese lugar donde vivís todos vosotros en paz y democracia, donde las mujeres no las lapidan ni son personas de 2ª clase. Occidente, ese lugar por donde os movéis libremente con vuestros vehículos gastando petróleo.
No es que USA, Gran Bretaña y otros países occidentales como España, hasta que Zapatero retiró los soldados con el rabo entre las piernas, pretendieran robarles el crudo a los iraqués, muy al contrario, las compañías tienen que contratar su explotación, exploración y comercialización en las mismas condiciones que en otros países. Lo que sí se pretendía es controlar y proteger el suministro a Occidente no solamente del crudo iraquí sino el de todo Oriente Medio y así se tendrá que hacer en el futuro con países como Irán, Arabia Saudí o Venezuela si es que queréis mantener vuestra forma de vida utilizando combustibles derivados del petróleo a precio asequible.
La mera posibilidad de que dicho suministro pueda caer bajo el control de grupos terroristas o regímenes hostiles a Occidente, como ahora Venezuela e Irán, debiera ser nuestra preocupación principal ya que por lo menos durante los próximos 30 años y hasta que se desarrollen fuentes de energía alternativas nuestra dependencia del mismo es total. De momento vuestro camión de transporte, vuestro barquito, vuestro tracto, un avión de combate o un carro blindado no pueden moverse con energía solar. Sin crudo volveríamos a la edad media, encima sometidos por tiranías, y serían entonces los más antiamericanos de ahora (aquí incluyo a muchos de esos camioneros políticamente correctos que decían que el petróleo debe pertenecer al país que lo tiene) los primeros en culparles a las potencias occidentales de no haberlo impedido.
Se puede decir que desgraciadamente en España no hay carbón aceptable, ni petróleo, ni gas natural, ni muchas regiones de potencial eólico adecuado (de más de dos meses y medio de funcionamiento al año), a parte de que los recursos minerales, petróleo entre ellos, que podríamos tener en el Sahara Español, han sido regalados a Marruecos por todos los gobiernos maricomplejines que ha tenido España desde 1975, por lo que la energía de fisión nuclear se hace necesaria. En iguales circunstancias se encuentra Francia, que ha sabido resolver el problema energético haciendo del mismo una razón de Estado y prescindiendo de cuestiones demagógicas y partidistas que tanto han dañado los intereses españoles. Para colmo, Zapatero dice que no tenemos agua para enfriar reactores nucleares. Este iluminado de la Moncloa aún no se ha enterado que España es una península rodeada de agua de mar. ¡Así nos va!

PD: ¿Nos os parece que el Sahara debería seguir siendo una provincia española más? ¿No os parece que los saharaüis se sentirían mejor viviendo con la calidad de vida que disfrutan los ceutíes, canarios o malagueños que con las miserables condiciones en las que viven actualmente huyendo muchos de ellos del régimen marroquí?

Hilario Ideas
Movimiento Liberal

javierM dijo...

Ahhhhh!!! Que la guerra era por el control democrático del petroleo... fijate tu que nos dijeron que era por armas de destrucción masiva..

Juan dijo...

¿El apellido creo que no es correcto?

Pedro dijo...

Que guay ya tengo troles y todo en mi blog, fijatetú.

JSilas dijo...

¡Hola!
Estoy de acuerdo contigo con que no es una huelga, sino un paro patronal... Pero creo que hay que tener en cuenta varias cosas: que es son los pequeños empresarios los que secundan este paro, muchos de ellos con contratos con las grandes empresas del sector. De hecho, la principal patronal (CETM) no apoya el paro... Ya sabemos que la burguesía no es una clase homogénea, y yo interpreto que en este caso hay una ruptura entre sus capas superior e inferior, que debe ser utilizada para explicar el parasitismo de la gran burguesía.
En mi blog me extiendo más sobre el tema, esbozando.wordpress.com

Joaquin dijo...

El amigo Hilario, escribe mucho pero tiene pocas Ideas. La guerra de Irak se hizo por el control estratégico de las reservas de petroleo por parte de Estados Unidos. Y está costando una pasta. Y la factura la estamos pagando entre todos, precisamente a traves del precio de ese petroleo. Y la democracia, los kurdos y demas zarandajas les importa y siempre les ha importado una mierda.

Y por cierto, vengo de un viaje por algúno de esos paises teocráticos que citas, y en ningún ayuntamiento he visto de alcaldesa a la madre de dios.

Y aclarate, porque si el agua y el petroleo pertenecen a toda la humanidad, añade también la tierra y yendo un poquito mas allá, los medios de producción, y te estas convirtiendo tu también en un peligroso "revolucionerio totalitario" como Chavez.

Hilario Ideas dijo...

Una aclaración. ¡Claro que el petróleo, el agua, la tierra debe pertenecer a todos, pero no a través de un Estado intervencionista que designe su uso a su antojo, sino que cada ciudadano tiene derecho a su propiedad privada y la obligación de respetar la de un tercero.

Os regalo un cuento para que reflexionéis sobre lo que ocurre cuando todo es de todos.

Cuando los peregrinos se asentaron en Plymouth decidieron organizar comunalmente su economía de tipo agrario. Se trataba de que todo quedara repartido igualitariamente, tanto el trabajo como la producción. Pues bien, casi todos murieron de hambre.

¿Por qué? Pues porque cuando se obtiene el mismo beneficio con independencia de que se trabaje más o menos la mayor parte de la gente decide trabajar poco. Los colonos de Plymouth preferían fingirse enfermos a deslomarse en la propiedad comunal, incluso algunos empezaron a robar lo poco que tenían otros. A resultas de todo ello, la producción no alcanzó para satisfacer las necesidades de la población y el hambre hizo su aparición en escena. Durante años hubo quien llegó a comer ratas, perros y gatos.

"Parecía que el hambre seguiría con nosotros también el año siguiente, si no se daba con alguna manera de evitarlo", escribió el gobernador William Bradford en su diario. Entonces, -anotó Bradford-, los colonos empezaron a pensar cómo conseguir una mejor y más abundante cosecha de maíz. "Luego de mucho debatir y con el consejo de los más notables de entre ellos, permití que se diera maíz a cada hombre para que lo emplease como mejor estimase oportuno y asigné una parcela de terreno a cada familia".

La gente de Plymouth pasó, pues, del socialismo a explotar privadamente sus recursos. Y los resultados fueron espectaculares. "Fue un grandísimo éxito –anotó Bradford–, y todas las manos se volvieron especialmente laboriosas. Se plantó mucho más maíz. Llegado el momento de la cosecha, en lugar de hambre, Dios les trajo saciedad y todo adquirió un cariz bien distinto para regocijo de los corazones de tanta gente...".

Como consecuencia de los cambios experimentados, los colonos pudieron celebrar el primer día de Acción de Gracias en noviembre de 1623. El Plymouth igualitario sufrió lo que los economistas de hoy día denominan "la tragedia de los comunes", si bien el problema viene de mucho tiempo atrás: ya en la antigua Grecia, Aristóteles observó que se cuida menos lo que es común.

Si la gente puede coger de un cesto de fruta todo lo que le venga en gana, con independencia de en qué medida ha contribuido a llenarlo, el incentivo para no dar palo y acaparar todo cuanto se pueda es muy alto. Así, el cesto pronto quedará vacío y nadie volverá a llenarlo: mala cosa, incluso para quienes primero metieron la mano.

Como bien pudieron comprobar los Peregrinos de Plymouth, la propiedad privada vincula el esfuerzo con la recompensa, es decir, crea un incentivo para que la gente se haga productiva. En los mercados libres, la gente cambia aquello que le sobra por aquello que le falta, y a raíz de ese intercambio, del que salen beneficiadas las dos partes que intervienen, la comunidad se hace más rica.

La clave está en garantizar los derechos de propiedad. Cuando los productores saben que sus productos están a salvo de incautaciones asumen nuevos riesgos e inversiones; pero cuando temen verse privados de los frutos de su trabajo, deciden trabajar lo menos posible.He aquí la moraleja olvidada del Día de Acción de Gracias.

El fracaso del socialismo o comunismo es sólo la más reciente prueba de que lo esencial para alcanzar la prosperidad no es el estatismo colectivista, sino la libertad individual y los derechos de propiedad. Aunque casi nadie lo sepa, los primeros colonos europeos de Norteamérica aprendieron la lección de una manera harto dramática, lección que aún no hemos aprendido en Europa.

Hilario Ideas
Movimiento Liberal

Pedro dijo...

Pregunta en latinoamérica lo bien que les fue el liberalismo. O en UK con la thatcher.

Anónimo dijo...

estoy harto de fascistas que se dedican a dar propaganda para favorecer el continuo enriquecimiento de una clase podrida hasta los huesos de cerdos (entiéndase, animales carentes de escrúpulos que se refocilan en el disfrute de los placeres monetarios mientras incentivan el crecimiento de la miseria a su alrededor).
Pero qué osadía urgar en la miseria ajena para alabar la acumulación de los recursos.
Señores de esa calaña son unos auténticos cerdos.

Anónimo dijo...

Hilario, tu no has enterado lo de "a cada uno según sus necesidades, a cada uno según su capacidad...". La propiedad privada conlleva la acumulación de riquezas y la heredad, y de ahí al parasitismo va un paso. Los males de este mundo son consecuencia de esas politicas que algunos defendéis tan enconadamente: En Madrid ya privatizamos la sanidad, que será mejor (por los cojones), los servicios básicos (por los cojones, los pagamos dos veces, directamente y con nuestros impuestos)la energía (el carburante con el céntimo sanitario [para que funcione mejor la sanidad que estamos privatizando], la electricidad (acordaros del billón de las antiguas pesetas que regalamos a las eléctricas para la mejora de la red, y así está ...), las comunicaciones, ahora el agua (que empezamos a privatizar su distribución, que así estará mejor gestionada ... (si por los cojones, que la tendrá quien pueda pagarla, y se destinará para el riego de los campos de golf y para el llenado de las piscinitas de los chalecitos, a pesar de la sequía (la pertinaz sequía que decía Franco, "el hombre ese"). Sí, definitivamente el liberalismo es lo mejor (sí, por los cojones).

Hilario Ideas dijo...

Señores, reflexionemos:

El advenimiento de la industrialización y la Revolución Industrial cambió irreversiblemente el pronóstico de la libertad y el estatismo. En la era preindustrial, el estatismo y despotismo estaban fijados de forma indefinida, quedando satisfecho con mantener a los campesinos en los mínimos niveles de subsistencia y viviendo a costa de sus beneficios. Pero la industrialización rompió las antiguas normas, fue evidente que el socialismo no podía funcionar en un sistema industrializado, y éste fue convirtiéndose en neo–mercantilismo, intervencionismo, y en el largo plazo ninguno de los dos son compatibles con el sistema industrial. El libre mercado capitalista, o la victoria del poder social y de los medios económicos, no es sólo el único triunfo moral y, de lejos, es el sistema más productivo, sino que también es el único sistema viable para la humanidad en la era industrial. El triunfo final, es virtualmente, inevitable.


Ha habido un enorme cambio en los últimos cincuenta años en los países de la Europa del Este distanciándose del socialismo y más orientado hacia el libre mercado.
Para un creyente en la libertad y el libre mercado, este cambio es uno de los más excitantes desarrollos de las dos últimas décadas. Ahora sólo hay dos interpretaciones sobre este desarrollo: puedes decir, como hacen los chinos, los serbios, los polacos, los checos, los eslovacos, los húngaros que se han vendido todos ellos al capitalismo —se han ido en secreto a la Embajada Americana y han recibido su paga. O más bien, podríamos decir que ha ocurrido algo más profundo. En esencia es que estos países han probado el socialismo y éste no funciona, especialmente cuando la economía empieza a industrializarse. Han encontrado en la práctica, de forma pragmática, y sin leer a Mises (aunque es evidente que leyeron a Mises en su tiempo) y Hayek y otros, que el socialismo no puede calcular la economía; y cayeron en esa conclusión por ellos mismos.
Sin inversión privada y sin libertad económica, el camino del crecimiento queda siempre bloqueado. La experiencia internacional señala claramente que los países más ricos del mundo son los que más libertades económicas poseen, y que la pobreza sólo se combate con inversión productiva, no con costosos pero ineficaces programas sociales, que son en realidad formas de clientelismo político destinadas a controlar voluntades.

Hasta que no comprendamos estas simples verdades, y mientras insistamos en crear un socialismo que ha fracasado en todas partes, seguiremos viviendo en el más trágico atraso y nos rezagaremos cada vez más en el concierto mundial.

Hilario Ideas
Movimiento Liberal

Hilario Ideas dijo...

Si os queréis ilustrar un poco de como se combate la pobreza aquí os dejo un sencillo vídeo para mentes no muy despiertas.

http://www.youtube.com/watch?v=Q53XMnKyrdw